Se ha convertido en el actor de moda....Eso parece.

¿Estar de moda es bueno o malo? Pienso que es bueno, sobre todo si se está de moda por lo que sabes hacer y por lo que te gusta hacer. Y si a la gente también le gusta, pues mejor que mejor, todos contentos.

¿Quién es usted para la gente, Paco León o ‘‘el Luisma’’?‘‘El Luisma’’ es con quien más me identifican, pero también me conocen por Paco León. Me recuerdan del ‘‘Homo zapping’’, de la publicidad, de alguna cosa que he hecho en cine. Está repartido.

‘‘Aída’’ le obligo a dejar ‘‘Homo zapping’’...Sí, pero ya habíamos hecho varias temporadas, tocaba cambiar de tercio.

¿Había hecho imitaciones o parodias?Nunca, fue cuando me llamó Pepe Corbacho. Ninguno de los que estábamos allí lo habíamos hecho, pero no querían imitadores, querían actores que pudieran hacer personajes y nos salió bien.

¿Cuál es su parodiado en carne hueso preferido? Todos son como hijos. Prefiero los andaluces, puedo relajarme más en el acento, Raquel Revuelta o Bertín.

Raquel Revuelta parecía encantada.
Ella estaba encantada.

¿Cómo cree que se sienten los imitados, importantes u ofendidos?
Tiene que ser una sensación rara. Raquel me contaba que no sabía si reírse u ofenderse. Cuando las cosas están hechas con buena fe...

¿Buena fe? ¿Ustedes hacían las cosas con buena fe?En una parodia se destaca lo más notable, no tienen porque ser defectos. Raquel es guapísima y yo intentaba se lo más guapa posible.

¿Se sentía cómo en los personajes de mujer? No especialmente, llevaba tacones de doce centímetros.

Estaba usted tan alto como Letizia Ortiz.Tan alto, tan alto, no. Además, los zapatos eran normalmente más pequeños que mi talla y sufría mucho.

¿Usted cree que hay personas que se identifican con ‘‘el Luisma’’? Sí, mucha gente. Es un personaje muy cercano. Al margen de sus circunstancias, ex yonki, lo que más destaco de él es el optimismo y la ilusión de buscarse la vida, es un superviviente a costa de lo que sea, es un Lazarillo, es un pícaro contemporáneo. Pero tiene un punto de inocencia...

A simple vista nadie lo diría. Para buscarse la vida es capaz de engañar a su madre y vender a su hermana, todo con tal de conseguir un trabajo que es su objetivo.

¿Y el amor? Ese amor se llama Paz.

Pues los guionistas han hecho caso de los deseos de su personaje y creo que ‘‘el Luisma’’ va a trabajar, pero nada convencional.Va a tener una especie de trabajo, de mascota de un equipo de fútbol, pero como todos los trabajos que tiene él, muy eventuales y muy pasajeros.

¿Cree que los guionistas escribirán su boda con Paz?No, no creo, saber no sé nada.

¿Se identifica con su personaje? Soy bastante superviviente. También en el carácter. El optimismo es algo que compartimos los dos. Me salen personajes muy alegres.

¿Ha sido superviviente en esta profesión? Yo tenía muy claro desde los quince años lo que quería ser y empecé a trabajar con grupos de trabajo.

¿Nadie intentó sacarle la idea de la cabeza? Quita, quita, sacarme la idea... Afortunadamente no, hubiera fracasado en cualquier otra cosa.

En esta profesión también fracasa mucha gente...Ya, pero hay que probar aquello que te gusta, luego Dios dirá cómo te va.

Es usted muy joven, ¿digiere bien tantos premios? Sí, pero es una situación rara. No me los creo mucho. Es divertido y yo agradezco estos premios. Pero no es un premio a mí trabajo.

¿No? Es el trabajo de mucha gente, es un personaje muy bien escrito, pero tantos premios..., no quiero ser desagradecido, eso nunca harta.

¿Cómo digiere la fama? Unos días bien, otro no tan bien. Pero es un daño colateral que hay que llevar sobre todo si sales en televisión

¿No le resta libertad? Sí, tienes que tomar precauciones y desarrollar mecanismos para no hacer una foto en un determinado sitio para que no se arremoline la gente... Intento que no me cambie mucho la vida, sigo comprando en el súper, voy a los sitios que me apetece ir.

¿Cree que el barrio en el que se desarrolla ‘‘Aída’’ refleja alguna realidad? Yo soy de barrio de Sevilla y es algo muy común en todas las zonas del mundo. Yo soy un chico de barrio como ‘‘el Luisma’’. ‘‘Aída’’ trata muy bien toda la figuración, está muy cuidada. Refleja muy bien los barrios actuales con una mezcla de razas, de culturas, es un retrato muy conseguido.

¿Nos va a dar más sorpresas su personaje en la serie que el trabajo? Pienso que el personaje va a seguir en la misma tónica, el inventarse cada capítulos algún negocio millonario, va a ser cantante heavy, tiene muchas peripecia para salir de la vida que lleva, se va a independizar, va a intentar rehacer su vida de aquella manera...

¿Es disciplinado? Cuando estamos grabando me cuido mucho, no salgo por las noches, me aprendo los guiones, soy un buen chico.

Dice que se va a independizar... ‘‘El Luisma’’, yo ya estoy independizado, pero de todas maneras en casa con tu madre se vive de cojones, muy bien, por eso la gente no se va.
···(Tutele)